Home / Artículos / Mucho fraude en el aceite de oliva







¿Sabías que el aceite es uno de los productos con más legislación? Y cuando hay mucha legislación significa que ha habido mucho engaño…
Según la Unión Europea, uno de los alimentos donde hay más fraude es el aceite de oliva. Se trata de una preocupación importante. La UE es el principal productor del mundo y tiene mucho interés en cuidar la imagen del aceite de oliva, dado que una simple noticia negativa incide muchísimo en las exportaciones. Una noticia de fraude afecta a todo el sector y, sobre todo, a la apertura de nuevos mercados.

 

El engaño se produce principalmente con la mezcla de aceites. Un laboratorio lo tiene realmente difícil por las propias características del aceite, que dificultan la catalogación de muestras. Es casi imposible detectar si se ha producido una mezcla.
Hay problemas incluso en detectar mezclas con ciertos aceites vegetales que tienen composiciones muy cercanas al aceite de oliva.
Hay ciento de variedades de aceite con una composición química ligeramente diferentes, es decir que es muy complicado catalogar este producto. Se estima que el 98% de todos los aceites son “iguales” entre ellos, desde un punto de vista químico.
Por esta razón, para clasificar el aceite de oliva se realizan catas (análisis sensorial) que, aunque parezca que tienen cierto grado de subjetividad, en realidad no lo son.

 


 

Se sospecha que algunas empresas rompe precintos y cambian el producto de las muestras para alterar los resultados de los análisis realizados en laboratorios oficiales. De esta forma, estas empresas evitan posibles sanciones de la inspección.

 

Existe un proyecto que se enmarca dentro del proyecto Horizonte 2020, que busca mejorar los métodos ya conocidos para catalogar los aceites de oliva y, por otro lado, mejorar la legislación, los problemas de calidad y de la autenticidad del aceite. Este proyecto se denomina Oleum y no tiene página web oficial. El presupuesto total del proyecto es de 5 millones de euros.